Ay, si tú estuvieras

un instante bastaría

para que el mar

llorara.

 

Las palabras de mis silencios

retozarían ensordecedoras

entre olas y vientos,

el letargo de mi triste voz

se volvería canto de pesñascos, y

mis versos de amor no morirían,

si tú estuvieras…

 

Ay, si tú estuvieras

un instante bastaría

para que las islas,

suspiraran.

 

En un bergantín

derrotado por los cielos,

solas, remotas y ocultas

dormitan nuestras palabras

ahogadas en las profundidades

de los naufragios, pero

si tú estuvieras…

 

Ay, si tú estivieras

un instante bastaría

para que las mareas se

amaran.

El naufragio de las palabras

Brumas de instantes

fotografía: niguez.com

5 Respuestas a “El naufragio de las palabras”
  1. Andrés Ñíguez dice:

    Querida Juana:
    Bienvenida a este mundo de internet. Estoy seguro que desde hoy se verá un poco más enriquecido con tu valiosísima aportación. Gracias
    Andrés

  2. juanahernandezconesa dice:

    Querido Andrés:
    Siempre gracias a ti y a tus conocimientos, que han hecho posible que el Mediterráneo de mi humilde prosa bañe las costas del “Universo de Internet”.
    Besos: Juana.

  3. quino55 dice:

    Extraordinario poema, lleno de fuera y sensibilidad
    Mi “Enhorabuena Virtual”
    Quino

  4. fescondrillasg dice:

    Las mujeres sois como “esa” mar que da la vida…
    ¡Seguid aguantándonos, porque sino el mundo no tendría “vida”…….!

  5. juanahernandezconesa dice:

    No hay nada que “aguantar”. El Gran Hacedor, autor del Universo, no se despistó un ápice.

    ¡Esta travesía resulta mucho más interesante con vosotros: los hombres!

    Si bien, es cierto que nosotras- las mujeres- le damos un toque misterioso a la cotidianidad del parte metereológico.

    Gracias por visitarnos y participar.

    Juana

Deja una Respuesta

Debes estar identificado para dejar un comentario. Identifícate »