Yo me celebro y yo me canto,

Walt Whitman

 

Pinta el loco colores de luna,

pinceladas de aire y trazos de niño.

Y me envuelve en su galaxia,

donde todo es infinito, serpenteante y mudo.

 

El loco, no atiende al espejismo de los ojos,

hace posible lo irreal.

Y me traslada con su mirada de azules y amarillos,

a otra nebulosa, a otra noche, a otra tierra.

 

El loco, cubre la piel, una y otra vez,

para que me roce las mejillas al mirarla.

Y de juguete parece el pueblo azul,

pintado bajo la noche rota y encrespada.

 

Llora el loco en las cárceles de la voluntad,

lágrimas aciagas. Impresiones talladas.

Y el lienzo se mezcla en desvarío

con la virtud del delirio

               para crear los agujeros negros

                                       de su Noche Estrellada.

 

Entre tanto, pinta el loco la verdad

                                distraída por el alma.

 

Amarillo buscando un cielo

 

fotografía: niguez.com

 

Van Gogh

La obra: Noche Estrellada

 

 

8 Respuestas a “La Noche Estrellada de Van Gogh”
  1. terevidal dice:

    Impresionante tu descripción de la inimaginable cordura de un loco que es capaz de pintar la Noche Estrellada desde su voluntario encierro. Creo que jamás podre comprender cómo de tanto dolor puede emerger la belleza y genialidad de su obra. Tere

  2. juanahernandezconesa dice:

    Yo tampoco comprendo esas “líneas divisorias” entre cordura y locura para llegar a la genialidad. Se ha escrito acerca de ello; pero seguimos ciegos a la hora de explicar el proceso completo.
    Acierto más a entender que del dolor emerga la belleza. Pero ignoro las causas.
    Gracias Tere. Tus apreciaciones nos permiten, creo que a todos, detenernos unos minutos y es como si fuesemos capaces de detener también el tiempo…Una gozada leerte.
    Besos: Juana.

  3. rufigarcianadal dice:

    Muy bueno, el desarrollo de este poéma.Es cierto, todo parece tener movimiento, hasta las casas parecen que son flexibles, azotadas por vientos, esas turbulencias, reflejadas en sus ultimas obras, seguro, que estaban dentro de sí, tan infeliz, consciente del paso desesperado y rápido de la vida, él, se introdujo en su agujero negro.
    He visto en la red, los diez cuadros más caros del mundo, sus precios, superan el presupuesto anual de algunos paises; entre estos, hay dos obras de Van Gogh…..Un ejemplo más de la estupidez humana.
    En Arles, te sirven orejas de cerdo, como plato típico, llamado oreja de Van Gogh; las casas de ese pueblo, estan pintadas de un amarillo que da fotofobia.
    La miseria por el abandono,el alcoholismo, la locura y el suicidio, han producido un torrente de dinero.
    Debo reconocer, que si alguna vez, voy a Nueva York, visitaría en el Museo de Arte Moderno, la noche estrellada.
    Besos: Rufi

  4. juanahernandezconesa dice:

    No sé que puedo añadir a tu comentario. La estupidez humana no tiene límites. La Noche Estrellada, a una pintora - como es tu caso- tal vez cuando la veas en vivo y en directo le susurre pinceladas misteriosas, te inspire para rescatar al Van Gogh marginado por una sociedad prejuiciosa.
    Gracias por ilustrarnos con tu comentario sensible y sabio.
    Besos, Rufi. Nos vemos en Nueva York.
    Juana.

  5. nica7 dice:

    ! Hola Chicos, de nuevo yo!

    El último verso me dió qué pensar… aún estoy en ello; ¡caray! Juana, ¿cómo puedes expresar con tanta naturalidad lo que a otros- a mí al menos- nos supone un gran esfuerzo? No. No respondas, pero permite que me haga la pregunta.

    ” Entre tanto, pinta el loco la verdad distraida por el alma ”
    ¿ Qué verdad ? la del Pintor?
    ¿ Qué verdad ? la de la autora?

    ¿ Qué verdad ? la de todos y cada uno de aquellos que leemos el poema?
    No sé creo que todo es posible con tu poesía…

    Lo siento amigos, tal vez no sea muy imparcial, ¡pero qué le vamos hacer! eso es lo que tienen los amigos que no sólo hermanos.

    Besos a todos y un Besazo para Juana.

  6. juanahernandezconesa dice:

    ¡Hola Ñica!
    No sé qué responder porque de tu excelente comentario surgen más y más preguntas. ¿ Existe una verdad única, omnipresente ? Difícil respuesta. Yo no la tengo.
    ¿Existen certezas que van componiendo una pequeña explicación de quienes somos…? No lo sé.
    De ahí el verso:
    “Entre tanto, pinta el loco la verdad distraída por el alma”
    ¿Será la verdad una distracción del Gran Hacedor?
    Si los sentidos nos engañan y el intelecto es limitado ¿a qué verdades aspiramos?
    ¿Es, la verdad, una entelequia que cada época histórica pinta a su manera?
    ¿Es, la verdad, una excusa que cada ser humano, cada alma, pinta a su antojo?
    ¿Es la verdad una suerte de concepto moral inventado por los propios hombres en nuestro afán de ser bondadosos y cuerdos y que manejamos según las distintas culturas?

    En fin, no hay nada más hermoso que hacerse preguntas…
    Seguiremos pensando…
    Gracias, hermanita, por darle a la neurona… nos has puesto “deberes” eh?. ¡¡¡Mira que te gusta dar trabajo…!!!
    Un Besazo, hermanita.

  7. odintor dice:

    Con el tiempo. Con el tiempo se van borrando las imágenes reales y quedan en el recuerdo unas formas distintas envueltas en una niebla que, arropándolas entre algodones para no dañarlas, las mantienen inalterables para que así permanezcan con el tiempo, avec le temp. Luego, si llega el día de revivir las imágenes del recuerdo, de sentir el mar, de chocar con el paisaje, de palpar el viento o de vibrar frente a la persona ansiada, amada, deseada, soñada, ese día, cuantas veces, con el tiempo, nos ha pasado lo que a la Penélope de Serrat: “no eres tú a quien yo espero”
    Leo tus poemas y trato de conectarlos, de engarzarlos con tus palabras dichas de viva voz las pocas veces que hemos hablado, y choco contra tus voces, tus argumentos y tus razonamientos y con el tiempo me he dado cuenta que no eras tú a quien yo esperaba. El ansia, el amor, el deseo, el sueño son tus versos, tus palabras escritas.
    Con el tiempo las arrugas incipientes, como huellas frescas en los caminos y avatares de los nuevos mundos que se descubren, se convierten en las profundas gargantas de los ríos que de pasar y pasar horadan en lo hondo, en el alma, y el alma que quiere enseñar esas heridas como trofeos obtenidos en las arduas batallas de la vida las muestra en su espejo. En la cara. En la cara se desparraman como “ríos que van a dar a la mar que es el morir”. Con el tiempo morimos en cada cosa y volvemos a nacer para la siguiente, en una constante carrera por llegar a ninguna parte. Con el tiempo, sentados a la puerta de la casa y meciéndonos en el pasado, mientras acariciamos suavemente el escaso y lento perro del presente, miramos como el ocaso de la tarde va parejo al de nuestra vida que con el tiempo, se agosta y convierte en la negrura de la noche. Con el tiempo.
    Y hay veces que en ese liviano negror estalla una tormenta, un rayo aporta intensamente una luz inmensa, instantánea, corta. Y ves. Es alguien que se cruza así, tan de repente, que rasga ese velo de los ojos de la vida. Es la persona de esas palabras garabateadas tan soñadas e imaginadas por mí: amarras, dunas, arrecifes, pleamar, aguas de silencio, viento, velamen, bogar. Es la luz inmensa escrita, no hablada ni siquiera en un susurro. Ahí está. “Verba volant, scripta manent.”

  8. juanahernandezconesa dice:

    Disfrutad del sabio y bello verbo de Lute…(es el momento en que el silencio cobra protagonismo)
    Gracias Odintor. Es un lujo saberte entre nosotros.
    Besos: Juana

Deja una Respuesta

Debes estar identificado para dejar un comentario. Identifícate »