Soltamos amarras,

nos entregamos

a infalibles deleites: a los asombros.

Fondeamos bajo luces reclinadas

en las bahías de los agrados.

Rumbo al otro lado del mar

navegando por lapislázuli,

buscando besos

sin repatriación,

besos de luna.

 

Melodías antiguas

coreaban invisibles caracolas,

desnudando noches en las huellas de las olas.

Obstinados abrazos,

ahogaron los pensamientos de los ojos

entre mirada y mirada.

Derramadas en arco iris las tormentas,

silenciaron la severidad de las voces y,

nuestras manos juiciosas

se abrieron a las lluvias de los gozos.

 

En los arrecifes carmesíes

encallaron los navios cargados

de austeros deseos.

Zozobraron los miedos,

las lógicas y las excusas.

Y, fue entonces cuando

los atributos del amor

enlazaron nuestros cuerpos

en inacabables caricias

de viento y de sal.

 

Rumbo al horizonte

fotografía: niguez.com

 

8 Respuestas a “Apolo y Dafne”
  1. albert666 dice:

    Hola!

    Qué,! no sorprende este pedazo de poema!, uff, cómo me recuerda al “discutido indiscutible”, así lo llamó un amigo filósofo y sexólogo, EL AMOR. Cómo hay que saber fondear y no perder el rumbo para poder llegar a puerto y no anclarse, sino recrearse y continuar. Cuan sutil es esta autora para describir la lucha por la sensualidad del amor, sin miedo, sin obstáculo que te paralice, siempre que el deseo sea sincero y arriesgue por mantener el rumbo.
    Cuánto me recuerda este poema!, cuántas noches!, cuántos días!, cuántas luchas!….cuánto tiempo, quizá perdido, no sé, pero sí no vivido por conseguir, acaso ese sueño imposible del hombre de la mancha…

    Buenas noches, amigos: Alfonso Alberto

  2. pepa9 dice:

    ¡Hola a todos!

    Desde la otra noche a las 20.07 “Apolo y Dafne” han hecho que nuestros sentidos se asombren de ellos mismos.

    Es un poema dedicado a la sensualidad cargado de matices afectivos. En él, el mar nos envuelve como en un espejo. Somos de un barro divino, capaces de abrazarnos en torno a una ternura infinita, ¿por qué repudiamos la ternura?. Nos proponemos guerras con la locura de una cordura absurda.

    El poema canta la ternura sensual con una entonación extraordinaria y parece que nos reconcilie con la esencia de nuestro ser.

    Enhorabuena por la fotografía, es perfecta para soltar amarras.

    Seguir haciendo nuestros días diferentes. Gracias.

    Besos, Pepa

  3. juanahernandezconesa dice:

    ¡Hola a todos y especialmente a los tertulianos asiduos!
    Cómo me alegran vuestras palabras!!!!

    Y pienso…¿será verdad que he querido decir todo eso?.
    Y la respuesta es: no lo sé…

    Maravilloso es si a vosotros os estremece. Gracias por compartirlo con nosotros.

    Besos: Juana

  4. rufigarcianadal dice:

    Tu poema,me provoca y suscita sensaciones,huele a sal marina, al leerlo, he sentido la brisa del mar envolviendome, bello poema,insinuante y placentero, es querer, es sentirse persona amada.
    Juana, sigue embriagandonos, con ese perfume tan tuyo.
    Un beso.

  5. terevidal dice:

    !Por fin! Me encanta la dulzura y sensualidad con la que describes una gran historia de amor. Da miedo, respeto y una gran alegría sentir la victoria de la libertad. Besos a todos. Genial, Juana.

  6. juanahernandezconesa dice:

    ¡Hola a todos!
    Ya veo que Terevidal, asidua de las de comentario diario, ha hecho los “deberes” y qué bonito, como siempre, lo que nos cuenta !!!
    Ya te empezábamos a echar de menos…

    Rufigarcianadal, también asidua, nos ha deleitado con un comentario de perfumes marinos repleto de sensualidad y dice algo prodigioso que deseo resaltar: ¡sentirse persona amada! …es la esencia de la vida.

    Gracias por compartir con nosotros vuestras apreciaciones.
    Besos: Juana.

  7. Eva.Martinez dice:

    Hola! Somos un grupo de estudiantes de 3º de Enfermería la Universidad de Murcia que cursa Relaciones Humanas.

    Lo primero que me ha llamado la atención de este poema ha sido el nombre. En una asignatura que cursé en bachillerato llamada Cultura Clásica, nos relataron historias de la época clásica y al leer el título me ha venido a la memoria la historia de esa ninfa que pidiéndole ayuda a la tierra terminó convertida en árbol por huir del amor de Apolo…

    No me esperaba que el poema iba a enlazar tan sutilmente el amor entre dos personas con un “dejarse llevar” por el mar, sin saber nunca de antemano dónde éste te va a llevar.

    Me ha sorprendido gratamente, y continuar leyendo poesía con la música de Matt Elliot de fondo parece una forma genial de acabar el día.

    Un saludo!

    Eva Martínez
    Juan Francisco Martínez
    María Dolores Sánchez

  8. juanahernandezconesa dice:

    Hola! En primer lugar gracias por vuestra visita.
    Y tan sólo decir que el nivel de vuestro comentario me ha producido una gran alegría.
    Gracias, también, por pensar algo tan bello y plasmarlo de un modo tan preciso y exquisito.
    En efecto, estas son las bondades de ser profesor:tener alumnos como vosotros.
    Me siento muy afortunada.
    Saludos afectuosos.

Deja una Respuesta

Debes estar identificado para dejar un comentario. Identifícate »