Los días son los arcanos

del movimiento.

Fabuladores, traidores,

como si acoplados

en el tiempo de un te quiero,

compusiesen tristezas

en el caminar de los quizás.

 

Los días son los sigilos

de la desnudez.

Delatores, quiméricos,

como si inventados

en los instantes de un adiós,

ofreciesen auroras

en el filo de las amarguras.

 

Los días son frágiles,

de un azul algodonado.

Despiertos, derramados,

como si aposentados

en las horas de un después

vertiesen topacios

en las sombras de Dios.

 

El trabajo del mar

 

fotografía: niguez.com

 

 

4 Respuestas a “Los días”
  1. terevidal dice:

    Me inquieta la fragilidad de esta poesía y al mismo tiempo me serena su sorprendente espiritualidad. Buena.

  2. juanahernandezconesa dice:

    Los días son fragiles…tal vez conozcan su efimero destino. Las personas parecemos disfrutar menos, que los días, de los instantes de la vida… y, sin embargo, somos conocedores de nuestra finitud terrenal…

    Gracias, por deleitarnos con tu sensibilidad -ante los poemas y las fotografías de Andrés y José Carlos Ñíguez- que, unidos, existimos en este espacio virtual- ideado por Andrés- para deleite de aquellos que nos visitais, cada día, con el corazón…

  3. rufigarcianadal dice:

    Querida Juana.
    Me asombras otra vez más, tu sutil y gran delicadeza, en este poema, para aliviar, la gran carga de crudas palabras, que este encierra.

  4. juanahernandezconesa dice:

    Querida Rufi:

    Siempre estás ahí dispuesta a sentir. Es bello vivir así. Yo tampoco entiendo otro modo de vivir…

    Y sí, intencionadamente, he pretendido que el poema hablara de lo difícil que son las horas de los días y, a la vez, de la hermosura que existe en ellos; cuando con la intención: los miramos frente a frente.
    Mirar los días es una forma de tejerlos, de hacerlos nuestros y de nadie.

    Gracias por visitarnos y participar con tus atinados pensamientos.

    Besos: Juana.

Deja una Respuesta

Debes estar identificado para dejar un comentario. Identifícate »