En ese ajetreo de manos

            al contraluz de una mirada,

                        se abrazan nuestros besos

                                   al viento de la tarde.

 

                                                           Y suceden…

 

  

Deja una Respuesta

Debes estar identificado para dejar un comentario. Identifícate »