Archivo de 27 Noviembre 2007

El deseo se refugió en nuestros ojos

invadiendo miradas de magia y sahumerio,

entonando salmos de viento,

alabando ecos de luna.

 

De los días hicimos reliquias de arena,

sin los abismos de las tinieblas,

amarrando promesas de calma sedienta.

No hubo epílogo.

 

Las brisas de horizontes azules

se saciaron de aguas oceánicas

de versos con huecos de amor

que exhalaban olores de distancia.

 

 Reliquias de arena

fotografía: niguez.com

 

 

Comments 5 Comentarios »