Archivo de 8 Noviembre 2007

In memoriam

A todos los hombres que se adelantaron a su tiempo.

 

          Copernicano dios de las estrellas

deja que llore tu desgracia.

          De rodillas, abjurando de la Tierra

el movimiento y su fatiga.

          Cómo de tanta ceguera consolarte

cómo redimir tanta soberbia.

          Déjame acompañarte en tu infortunio

toma mis ojos

 

                         y engrendra de nuevo la luz.

 

          Copernicano dios de las estrellas

deja que llore tu desgracia.

          De rodillas, abjurando del Universo

su inmensidad, del Sol su majestad.

          Cómo acallar tanta ignorancia

cómo liberarte de las sombras.

          Deja que me una a tu calvario

toma mi rebeldía y grita con tu voz oceánica:

 

                         ¡y sin embargo, se mueve!

 

Harmonicus

fotografía: niguez.com

 

Galileo Galilei

 

Comments 6 Comentarios »