Archivo de 11 Octubre 2007

Pido la paz y la palabra

Blas de Otero 

 

Invade las puertas de la vida,

          rompre la inocencia de la noche.

                    Hace de la ignorancia un credo

                              y a quemarropa mata a enemigos invisibles.

 

En el taller de Goya ya no hay tapices,

          ni cuadros de corte, ni amantes.

                    Todo es negro y fuerte,

                              sucio y sordo como la barbarie.

 

Hay dolor en España.

          un dolor incapaz y rabioso.

                    Un dolor de cuchillo y bayoneta

                              de profanaciones y de sangre.

 

Declara el pintor sus horrores

          ante las bastardas luchas de los hombres.

                   No encuentra la quietud porque ya sabe

                              que no por haber vencido se ha ganado.

 

La tragedia afrenta a la conciencia

          en escaramuzas analfabetas.

                    Los campos yermos hacen

                              del hambre su aliada sediciosa.

 

Desnudos de juicio,

          los instintos se apoderan de la venganza.

                    La realidad produce monstruos

                              que no son sueños de razón.

 

El pintor los graba en aguafuertes

          con la esperanza de construir otra España.

                    Para que no puedan olvidar

                              los hombres todos.

 

El Rey deseado, el Séptimo de los Borbones,

          castiga y olvida con vehemencia.

                    La soberbia lo inviste

                              de un corazón de piedra.

 

Habrá más guerras.

          Y con sus delirios, solo y desahuciado

                    va el pintor a morir en otra tierra

                              a conquistar la cima de otra aurora.

 

 

Miedo

 

fotografía: niguez.com

Francisco de Goya

Los desastres de la guerra

 

 

Comments 3 Comentarios »