Archivo de 27 Septiembre 2007

 

                                           Con el orden de cada día

                                           no hay peligros de rebeldía

                                           no hay azares prohibidos,

                                                              /no hay desánimos.

 

Se establece por decreto la alegría

nos reímos al son de los necios

y nos confundimos entre acordes

                                         /de monotonía.

 

Se inaugura la victoria de lo obtuso

nos procuramos alabanzas

y algarabías entre los escombros

                               /y los abusos.

 

                                         Con el orden de cada día

                                         no hay peligos de rebeldía

                                         no hay azares prohibidos,

                                                  /no hay desánimos

 

Establecido el precepto

           obedientes, vamos muriendo

                                sin saber quiénes somos y

                                                     sin miramientos.

 

Cautividad

fotografía: niguez.com

 

 

Comments 5 Comentarios »