Archivo de la Categoría “Un invierno sin ti”

Lo que eres me distrae de lo que dices

Pedro Salinas

 

He regresado de ti

y vuelvo a ti

               en bandadas de sueños.

 

Enlazando besos a las nubes

derramando infinitos

               vamos lloviéndonos.

 

Enhebrando huracanes

a las noches sin papel

               recitando te quieros.

 

Haz de mis días tormentas de besos

enloquece mi tiempo con tu

               risa de uvas y tus ojos de viento.

 

Hilo a hilo tejeremos delirios de versos

y nostalgias de lunas

               para seguir lloviéndonos.

 

Mirando

 

fotografía: niguez.com

 

Comments No Hay Comentarios »

Los ojos me dolían de esperar.

Pasaste.

Jaime Gil de Biedma

A veces vuelvo el rostro hacia ti y

te veo trenzando encuentros a la luz de las

estrellas.

 

Amarrado al destino de las oscuridades marinas,

te afligen los cantos de sirena como a los poetas

la proa de un verso.

 

Y recorres de memoria la ira, la alegría y la

muerte. Todo está dicho. Esperas que sople el

viento. Me gustan tus esperas.

 

Y mis preguntas te asaltan, porque sabes que son

la inmensidad de mis espantos.

Y las cantas para que no llore.

 

A veces vuelvo el rostro hacia ti y

te veo olvidando. Me gusta como olvidas.

En silencios largos como tus besos.

 

Y me miras con palabras que no entiendo

porque son las palabras de tu tristeza.

Y tengo miedo.

 

Y me abrazas con tus sueños

alejando a los fantasmas de mis noches,

recogiendo las voces más hermosas

para llenar mis oídos de juegos.

 

Pensando eternidades

 

fotografía: niguez.com

 

Comments 6 Comentarios »

si te quiero es porque sos

mi amor mi cómplice y todo

y en la calle codo a codo

somos mucho más que dos

Mario Benedetti

 

          Cuando me besas, nos visita esa luz preñada de

universo y respiramos el perfumen del cielo.

Lanzamos redes a los días

          y sueños a los vientos.

 

          Cuando me besas, la luna se asoma a su atalaya de

jaspe y canta músicas fugitivas.

Libres se rescatan nuestras soledades

          porque no somos uno.

 

          Mi amor, tú sabes que somos dos

          cuando me alcanzas con tus manos de fuego.

 

          Tu soledad se adentra en la mía

          para desenredar la vida.

 

          Y amarrando encuentros

          cabalgamos en olas de mares infinitos.

 

          Cuando me besas, anuncia la mañana su ocioso regreso

proclamando descuidos.

          Impacientes se desanudan nuestras soledades

                    porque no somos uno.

 

Complicidad

 

fotografía: níguez.com

 

Comments 5 Comentarios »

In memoriam

A todos los hombres que se adelantaron a su tiempo.

 

          Copernicano dios de las estrellas

deja que llore tu desgracia.

          De rodillas, abjurando de la Tierra

el movimiento y su fatiga.

          Cómo de tanta ceguera consolarte

cómo redimir tanta soberbia.

          Déjame acompañarte en tu infortunio

toma mis ojos

 

                         y engrendra de nuevo la luz.

 

          Copernicano dios de las estrellas

deja que llore tu desgracia.

          De rodillas, abjurando del Universo

su inmensidad, del Sol su majestad.

          Cómo acallar tanta ignorancia

cómo liberarte de las sombras.

          Deja que me una a tu calvario

toma mi rebeldía y grita con tu voz oceánica:

 

                         ¡y sin embargo, se mueve!

 

Harmonicus

fotografía: niguez.com

 

Galileo Galilei

 

Comments 6 Comentarios »

Yo me celebro y yo me canto,

Walt Whitman

 

Pinta el loco colores de luna,

pinceladas de aire y trazos de niño.

Y me envuelve en su galaxia,

donde todo es infinito, serpenteante y mudo.

 

El loco, no atiende al espejismo de los ojos,

hace posible lo irreal.

Y me traslada con su mirada de azules y amarillos,

a otra nebulosa, a otra noche, a otra tierra.

 

El loco, cubre la piel, una y otra vez,

para que me roce las mejillas al mirarla.

Y de juguete parece el pueblo azul,

pintado bajo la noche rota y encrespada.

 

Llora el loco en las cárceles de la voluntad,

lágrimas aciagas. Impresiones talladas.

Y el lienzo se mezcla en desvarío

con la virtud del delirio

               para crear los agujeros negros

                                       de su Noche Estrellada.

 

Entre tanto, pinta el loco la verdad

                                distraída por el alma.

 

Amarillo buscando un cielo

 

fotografía: niguez.com

 

Van Gogh

La obra: Noche Estrellada

 

 

Comments 8 Comentarios »

Pido la paz y la palabra

Blas de Otero 

 

Invade las puertas de la vida,

          rompre la inocencia de la noche.

                    Hace de la ignorancia un credo

                              y a quemarropa mata a enemigos invisibles.

 

En el taller de Goya ya no hay tapices,

          ni cuadros de corte, ni amantes.

                    Todo es negro y fuerte,

                              sucio y sordo como la barbarie.

 

Hay dolor en España.

          un dolor incapaz y rabioso.

                    Un dolor de cuchillo y bayoneta

                              de profanaciones y de sangre.

 

Declara el pintor sus horrores

          ante las bastardas luchas de los hombres.

                   No encuentra la quietud porque ya sabe

                              que no por haber vencido se ha ganado.

 

La tragedia afrenta a la conciencia

          en escaramuzas analfabetas.

                    Los campos yermos hacen

                              del hambre su aliada sediciosa.

 

Desnudos de juicio,

          los instintos se apoderan de la venganza.

                    La realidad produce monstruos

                              que no son sueños de razón.

 

El pintor los graba en aguafuertes

          con la esperanza de construir otra España.

                    Para que no puedan olvidar

                              los hombres todos.

 

El Rey deseado, el Séptimo de los Borbones,

          castiga y olvida con vehemencia.

                    La soberbia lo inviste

                              de un corazón de piedra.

 

Habrá más guerras.

          Y con sus delirios, solo y desahuciado

                    va el pintor a morir en otra tierra

                              a conquistar la cima de otra aurora.

 

 

Miedo

 

fotografía: niguez.com

Francisco de Goya

Los desastres de la guerra

 

 

Comments 3 Comentarios »

 

Se esmera el tiempo

          sobre los lienzos,

                    obras sinceras que no perfectas,

                              sinceras como protestas.

 

Manet, incomprendido

muestra y contempla

la tolerancia del color

como un amante insomne.

 

Manchas embrolladas

          que en la distancia

                    obran el milagro

                              de lograr vida.

 

Mirar un cuadro

es ahora un dolor vano,

un imprevisto que busca

cómplices en el mundo.

 

Baudelaire, esperaba

          un viento huracanado

                    que mezclara en nuestros ojos

                              la marchita esperanza de las formas.

 

Colores prestados

fotografía: niguez.com

Édouard Manet

Les Fleurs du mal (Las flores del mal) poemario de Charles Baudelaire

 

 

Comments 2 Comentarios »

A todas las mujeres que hicieron del tiempo una verdad.

 

          He aquí un lugar de sombras

un ámbito para las mujeres prohibido.

Un dictamen resignado

un saber a la vida negado.

 

          He aquí la Escuela de Salerno

el coraje de Trótula.

Las sabias mujeres

aciertos de una época desposeída.

 

          He aquí una isla en medio de la Tierra

una aventura no presagiada.

Cincelando mañanas de lluvia

en pretéritos de noches gélidas.

 

          He aquí un reino entre tinieblas

mujeres que rasgaron sedas ignorantes.

Componiendo asombros

entre los hombres de Ciencia.

 

 

Cincelando ideas

 

fotografía: niguez.com

Trótula de Salerno

 

 

Comments 4 Comentarios »

 

Rezan los campesinos,

se detiene el tiempo,

               la sumisión, el vasallaje.

                              Rezan, y en sus conciencias

                                        se amontonan el sudor y el pan.

 

Los gritos están adentro

la ira se desvanece.

Es un instante: cuando el sol cruza la cima del horizonte.

               La esperanza no los mata,

                              rezan y miran a la tierra.

 

En la tierra está la vida y la muerte

como una coincidencia solemne.

               Allí está la verdad que callan,

                              la que les prohíben, la verdad que los hiere.

                                        Rezan y suplican, siempre suplican.

 

Sólo ellos hacen que se detenga el tiempo

con sus dignas invocaciones,

               con sus silenciosas plegarias.

                              ¡Oh Dios! ¿qué rezan los campesinos para

                                        detener el tiempo?

 

El pan en estado puro

fotografía: niguez.com

la obra: “El Ángelus de Millet”

 

Comments 2 Comentarios »

Muero de amor y tengo frío. ¡Oh Caronte!

Acariciando la dicha entre sus manos:

he muerto, de amor he muerto.

Amándola condené mi alma y

el destino hacia el Hades, me reclama.

 

Boga lento, ¡Oh Caronte!

déjame recordarla entre la bruma de la Estigia.

 

Muero de amor y tengo frío. ¡Oh Caronte!

Volvería a morir y a condenarme

desnudo de sacramentos,

son tantas las almas que en esta laguna penan,

son tantos los amantes y sus nombres.

 

Boga lento. ¡Oh Caronte!

déjame recordarla entre la bruma de la Estigia.

 

Muero de amor y tengo frío. ¡Oh Caronte!

A sus besos volvería a pesar de la muerte y sus tinieblas,

morir es tan sólo cerrar los ojos y no verla,

no sentir sus delicados pensamientos es morir.

 

Boga lento, ¡Oh Caronte!

déjame recordarla entre la bruma de la Estigia

Dioses sin piedad

fotografía: niguez.com

 

Comments 2 Comentarios »