Archivo de la Categoría “Revista: lunas de papel”


Aquellos días la sala de investigadores estaba tan concurrida que apenas podíamos permitirnos una mirada de complicidad con el exterior. Cuando por fin algún documento se revelaba significativo para nuestro trabajo nos tragábamos el optimismo para no importunarnos. El desánimo también hacía acto de presencia, cuando las horas transcurrían densas y oscuras entre legajos aciagos que se presentaban mudos.   

Javier y yo habíamos coincidido en otras épocas y en otros archivos. Siempre ocupados con la pasión del hallazgo o con la decepción de lo inexistente; jamás habíamos reparado en nosotros. Éramos como esos sabios despistados que se quedan colgados de una pasión absurda e inconcebible para el resto de los mortales. Hablábamos en nuestra jerga mientras tomábamos un café o el bocadillo del descanso antes de internarnos en los laberintos de la tarde. 

 

Cuando el viernes llegamos a la sala todos los pupitres estaban ocupados. El archivero, nos miró con un gesto aprendido a base de hacer de la incompetencia una norma.  

 Leer el texto completo 

 

Letras y besos

 

fotografía: niguez.com

 

Comments 4 Comentarios »

                       ¿El arte es un plagio

o una revolución?

 

          La revolución es una ironía

          el plagio una continuidad.

 

          La ironía es una intención

          la continuidad una culminación.

 

          La intención es ilegible

          la culminación lo creíble.

 

                    ¡El arte es el plagio de una ironía

                                 que hace de las intenciones

                                                  revoluciones!

 

Ironías de la Historia

fotografía: niguez.com

 

Comments 7 Comentarios »

 

Los adioses sin ciudad

          son como las melancolías:

                    que aman lo que no poseen.

 

Una ciudad sin adioses

           no tiene enamorados

                    ni tristezas, apenas tiene cielo.

 

Una ciudad sin cielo

          no tiene luces

                    ni apagones, apenas tiene azules.

 

Una ciudad sin azules

          no tiene corazón

                    ni historia, apenas es una ciudad.

 

Las ciudades sin adioses

          no tienen despedidas

                    ni reencuentros, apenas tienen lluvia.

 

Una ciudad sin lluvia

          no tiene arco iris

                    ni charcos, apenas tiene vida.

 

Una ciudad sin vida

          es un muro de silencios

                    donde nadie se mira.

 

Mirada de dos

fotografía: niguez.com

 

Comments 2 Comentarios »

 

                                           Con el orden de cada día

                                           no hay peligros de rebeldía

                                           no hay azares prohibidos,

                                                              /no hay desánimos.

 

Se establece por decreto la alegría

nos reímos al son de los necios

y nos confundimos entre acordes

                                         /de monotonía.

 

Se inaugura la victoria de lo obtuso

nos procuramos alabanzas

y algarabías entre los escombros

                               /y los abusos.

 

                                         Con el orden de cada día

                                         no hay peligos de rebeldía

                                         no hay azares prohibidos,

                                                  /no hay desánimos

 

Establecido el precepto

           obedientes, vamos muriendo

                                sin saber quiénes somos y

                                                     sin miramientos.

 

Cautividad

fotografía: niguez.com

 

 

Comments 5 Comentarios »

Los días son los arcanos

del movimiento.

Fabuladores, traidores,

como si acoplados

en el tiempo de un te quiero,

compusiesen tristezas

en el caminar de los quizás.

 

Los días son los sigilos

de la desnudez.

Delatores, quiméricos,

como si inventados

en los instantes de un adiós,

ofreciesen auroras

en el filo de las amarguras.

 

Los días son frágiles,

de un azul algodonado.

Despiertos, derramados,

como si aposentados

en las horas de un después

vertiesen topacios

en las sombras de Dios.

 

El trabajo del mar

 

fotografía: niguez.com

 

 

Comments 4 Comentarios »